Animación

WorldShift


- Durante mucho tiempo, el género de los RTS ha necesitado de cambios importantes en su planteamiento y ejecución para mantener la frescura. Muchos de los títulos más destacados de los últimos tiempos lo han sido porque han sabido ofrecer elementos novedosos, como Supreme Commander, o versiones bien ejecutadas de clásicos, como lo sucedido con Command & Conquer. Pero incluso los ejemplos con más personalidad propia no han conseguido librarse de ciertos elementos comunes como la construcción de bases o la forma de plantear el modo multijugador, uno de los aspectos que menos ha cambiado en este género y que permanece con las mismas concepciones e ideas básicas que en sus comienzos: lucha entre jugadores.




Por eso es auténticamente refrescante encontrarse con un juego como Worldshift, que plantea una nueva forma de entender el juego de estrategia en tiempo real multijugador. En vez de limitarse a ofrecer lo que ofrecen todos: un modo escaramuza entre varios jugadores, la gran idea de Black Sea es la de establecer un modo cooperativo, en el que varios jugadores se unen para acabar con notables retos en forma de gigantescas criaturas controladas en el ordenador (lo que en un MMO se llamaría, PVE). De hecho, aunque no estamos hablando de un MMO -carece de un mundo estable y permanente- sí toma numerosos conceptos de esta clase de títulos, adaptándolos a la mecánica de un RTS.




Una vez creada la cuenta -no hay que pagar cuotas mensuales pero sí hay que jugar online y dentro de tu cuenta, sin posibilidad de juego offline-, hay diferentes opciones: campaña, duelo, cooperativo y entrenamiento. El modo entrenamiento es un simple modo escaramuza en el que puedes enfrentarte con enemigos humanos o computerizados para probar tus habilidades o algún aspecto de un grupo específico que se quiera desear, no tiene una mayor explicación. Sin embargo, el modo campaña si que merece una mayor atención ya que hay algunos problemas evidentes en este apartado.
javascript:void(0)


En un principio, la campaña parece una buena forma de familiarizarse con el juego, su ambientación y la naturaleza de sus unidades, pero en realidad no alcanza semejantes metas. Dado que es un juego en el que hay muy pocas decisiones estratégicas que hacer durante la batalla -sólo hay dos tipos de edificios que se pueden construir y sólo en los modos duelo y entrenamiento- toda el elemento estratégico radica en la planificación previa del grupo de soldados que vas a dirigir en batalla -este es un aspecto que se detallará más adelante, pero éste es un juego en el que planificar el conjunto ideal de hombres y habilidades es fundamental-. Pero en una buena parte de las misiones de campaña tienes una escuadra fija y previamente asignada, por lo que las primeras horas de campaña discurren meramente conduciendo al rebaño de un lado para otro sin hacer nada muy emocionante.



Valoración personal 8




P.D: No os quedeís sin probarlo!!